ganate un chori con sólo hacer un clic (las bondades del peronismo)

jueves, 18 de junio de 2015

Hay una doble estupidización dentro del movimiento.

Hay una doble estupidización dentro del movimiento. Por un lado los peronistas “hard” que bancan sin ninguna aceptación a crítica Scioli y Zannini: te sacan el “peronómetro” para medir a un maoísta (?). Estos no se banca la crítica del “progresismo 678” ni Carta Abierta como si ellos no les hiciera ruido cuando los Fondos Buitres -y su socio Clarín- te sacan un comunicado diciendo que Scioli, Macri y Massa “son los mejores candidatos” para acordar con ellos. Desde esta óptica, quedaría claro que el verticalismo es la única forma con la que se conduce un movimiento. Si fuera así ya no seríamos un movimiento y la “militancia” que tanto reivindican quedaría relegada a la aceptación de la órdenes sin la “maravillosa” y épica “crítica de base” del peronismo. Menos mal que no es así porque sino el maoísta peronista no podría ser vice y se hubiera quedado en el centro de estudiantes de la UNC.
Por el otro lado tenemos a los kirchneristas “blancos” que sacan el “menenómetro” (?) para marcar el límite de sus “almas puras y bellas” pueden soportar. Es como que si pensaran que tienen la medida de la “pureza electoral”, sin analizar en absoluto que en la política te equivocás y de eso se trata: de solucionar errores. Para estos el pragmatismo político y el error en la ejecución de la política no existe sólo: todo es medido y pensado, no puede haber errores. Además no se acepta que vivimos en un sistema político que se hace llamar “democracia” dónde la política gubernamental tiene un límite temporal: 4 años. Estos, tal vez influenciados por las visiones socialistas y comunistas, no pueden aceptar que para transformar y llevar a cabo las políticas progresivas que tanto les gustan del kirchnerismo tenés que ganar las elecciones. Sumado a esto, no se detienen a mirar que del otro lado tenés el más rancio y conservador expositor de la derecha argentina: Macri. Estos podrían llegar a tirar todo lo ganado con tal de tener la “conciencia” tranquila de la “pureza política”. No pueden aceptar que para ganar tenés que reforzar al tipo que más mide electoralmente: Scioli.
Para enumerar la problemática de ambas visiones voy a sacar un ejemplo que tal vez no tenga una respuesta: el kirchnerismo peronista transformó la realidad política por eso enamoró –o sedujo- a ambas visiones. ¿lo hizo porque tuvo al mismísimo demonio Vasco Othacehé de este lado del movimiento o lo podría haber hecho sin tener el apoyo de este en los momentos difíciles? Acéptense y permítanse el debate. Permítanse equivocarse o errar en la “pureza” o aceptar que la conducción del movimiento podría equivocarse!
“Es la política, estúpidos”. Por suerte Cristina tiene una visión que supera estas dos divisiones.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails